Jardín

La diferencia entre calabacín y calabacín, ¿cuál es la diferencia?

El calabacín y el calabacín se han convertido en residentes permanentes de huertos y jardines domésticos. La razón es simple: la combinación de estos cultivos tiene cualidades útiles como el rendimiento, la simplicidad en el cuidado y la precocidad relativa. Con suficiente frecuencia en este sentido, surge la pregunta, ¿cuál es la diferencia entre el calabacín y el calabacín? Desde un punto de vista estrictamente científico, tal afirmación de la pregunta es incorrecta, ya que, de hecho, un calabacín es también un calabacín, o más bien, una de sus variedades. Y a partir del curso de la lógica se sabe que una parte no puede diferir de la totalidad. Sin embargo, un calabacín es un vegetal tan peculiar, con características y propiedades inherentes que es posible, con un cierto grado de convencionalidad, considerarlo como un tipo de cultura autónoma, independiente y separada del tipo general de calabacín.

Calabacín y calabacín - descripción y propiedades

Antes de una respuesta directa a la pregunta sobre las diferencias, es necesario comprender qué hay en común con las plantas en cuestión.

El calabacín, el calabacín y la calabaza que se unieron a ellos pertenecen a las variedades de calabaza arbusto. Vienen de México, donde los investigadores descubrieron las primeras semillas de calabaza, cuya edad se definió como 5 mil años.

Las tres culturas tienen una composición química similar, son ricas en vitaminas (C, varios tipos B, PP) y varios minerales (fósforo, calcio, potasio), el 93% consiste en agua y el 4.9% en azúcares, principalmente glucosa. Tal composición permite considerar el calabacín y el calabacín como un buen medio de prevención de muchas enfermedades diferentes. Además, la planta es un medio natural para eliminar sustancias nocivas del cuerpo humano, lo que contribuye a la artrosis de las articulaciones. Todo esto acompañado de vegetales bajos en calorías.

Diferencias en las culturas en consideración.

Con toda la relación y la relativa similitud externa, el calabacín y el calabacín también tienen muchas diferencias, tanto en lo que respecta a los métodos agrotécnicos de su cultivo como a las propiedades y características visuales y gustativas externas e internas.

La tasa de maduración y fructificación.

Calabacín, a diferencia del calabacín habitual, se refiere a los primeros frutos. La primera cosecha puede comenzar a cosecharse en junio, es decir, casi un mes antes del calabacín. En este sentido, y la fruta debe recolectarse más a menudo, al menos dos veces por semana.

La calabaza, a su vez, tiene un período de fructificación mucho más largo. Con el procesamiento adecuado de las babosas y la podredumbre (para esto es necesario aislar la fruta del suelo mediante la colocación de vidrio, madera contrachapada o una capa de mantillo), produce frutos hasta septiembre. Las variedades tardías se cosechan justo antes de las primeras heladas de septiembre.

Color de la fruta

Los calabacines en la mayoría de los casos tienen un color de piel blanco o amarillo claro. En contraste, el calabacín es generalmente de color verde oscuro, y algunas variedades pueden adquirir casi cualquier tono de verde, con elementos en forma de tiras u otras características de color. La diferencia en el color de la fruta hace que siempre sea posible distinguir fácilmente el calabacín del calabacín durante la fructificación.

Forma de usar

Las dos verduras consideradas se pueden consumir en forma de estofado, frito, hervido u horneado, es decir, después de un tratamiento térmico intenso. Al mismo tiempo, los frutos de las plantas en sí no tienen un sabor pronunciado, sino que absorben y complementan perfectamente otros productos que se preparan con ellos.

El calabacín también tiene un buen sabor en crudo. Para este propósito, son adecuadas las frutas de tamaño pequeño de hasta 15 cm, que tienen una pulpa tierna, firme y crujiente.

Tamaño del feto

Otra diferencia importante es el tamaño del feto. El calabacín se puede cosechar cuando alcanza un tamaño de 10-15 cm, y el tamaño máximo de un vegetal es de 20-25 cm. El calabacín es significativo, se podría decir, muchas veces más grande, y algunas veces alcanza una longitud de 1 m con un diámetro de 20 cm y una masa de 30 kg Llega, por ejemplo, a una variedad de calabacines "Winter".

Disponibilidad de semillas

El calabacín tiene una calidad original: sus semillas son bastante tiempo en su infancia. Al momento de recolectar los frutos, como regla general, aún no se han formado, de ahí la afirmación de que el calabacín no tiene semillas.

Capacidad de almacenamiento

Los calabacines tienen una piel delgada y delicada que a veces no se elimina incluso durante la cocción. Pero esta propiedad tiene consecuencias negativas: la verdura prácticamente no se almacena, y debe utilizarse poco tiempo después de la cosecha. Squash, por el contrario, tiene una piel gruesa, que se puede llamar una corteza, por lo que puede almacenarse durante mucho tiempo en las condiciones adecuadas. Las redes colgantes o incluso los estantes en un área bien ventilada son adecuados para esto.

Ceder

El calabacín, a pesar del pequeño tamaño de una fruta individual, es un cultivo significativamente más productivo que el calabacín. La diferencia es 2-4 veces. Esta es una diferencia muy seria, especialmente considerando que el calabacín es una planta suficientemente productiva.

Conclusión

A pesar de que el calabacín y el calabacín son parientes cercanos, las culturas son muy diferentes entre sí. Esto hace que su cultivo sea aún más interesante y emocionante. Una variedad de variedades e híbridos, estos vegetales, criados en los últimos años, lograrán excelentes rendimientos y se diversificarán, haciendo que los jardineros de mesa sean más útiles.