Jardín

¿Por qué secar y caer las hojas de los pepinos en el invernadero?

Para entender por qué las hojas de los pepinos se secan en un invernadero, puede, después de un estudio cuidadoso de las condiciones del cultivo de hortalizas. Puede haber muchas razones: desde el riego inadecuado y el exceso de fertilizantes hasta el ataque de plagas o la aparición de enfermedades virales. Al eliminar el error, puede restaurar rápidamente la condición normal de los arbustos de pepino y guardar la cosecha.


Hojas secas: ¿cuál podría ser la causa?

Pepinos - cultura bastante caprichosa. Los principiantes que dan sus primeros pasos en la producción de vegetales enfrentan muchos problemas, uno de los cuales es el gradual amarilleo y secado de las hojas. Puede haber muchas razones, entre las principales:

  • riego insuficiente;
  • aire demasiado seco en el invernadero;
  • exceso o falta de nutrientes en el suelo;
  • daños a las plantas por plagas;
  • quemadura de sol
  • Enfermedad viral o micótica.

Para entender qué causó exactamente el secado de las hojas, es importante examinar la planta afectada. Preste atención a la apariencia de las hojas afectadas, su color, la presencia de polvo, telarañas, puntos o manchas. Mucho depende de la condición general del arbusto de pepino, así como de cómo se ve el resto de la siembra.

Problemas con el cuidado

Las hojas secas pueden aparecer incluso en plántulas muy jóvenes. Entre las principales razones:

  • falta de humedad;
  • composición incorrecta del suelo;
  • comida insuficiente o excesiva;
  • lugar sin éxito para colocar las plantas;
  • Aire demasiado seco en la habitación.

Es imposible usar el suelo comprado para plantar semillas, no es lo suficientemente nutritivo. Ideal - una mezcla de tierra de jardín con turba o humus.

Es posible añadir una pequeña cantidad de arena. Los suelos arcillosos pesados ​​causan el estancamiento de la humedad, las hojas de las plantas se vuelven amarillas y se caen. Es importante utilizar el mismo terreno que se colocará a lo largo de las camas en el invernadero.

Un cambio abrupto de suelo puede afectar la condición de las plantas, dejarán de crecer y comenzarán a dejar caer las hojas.

El riego adecuado es muy importante. Es necesario usar solo agua tibia, descongelada, separada o hervida. El agua dura o fría puede causar un shock en las plantas jóvenes, las hojas comenzarán a rizarse y secarse, y luego se caerán. El mismo fenómeno se observa con el riego insuficiente.

Humedecer el suelo en recipientes con plantas de semillero debe ser diario, antes de la aparición de cajas de brotes cubiertas con envoltura de plástico.

Las plantas jóvenes deben protegerse de corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura.

Antes de plantar, se aplica un fertilizante mineral complejo al suelo. Los apósitos superiores con el contenido mínimo de nitrógeno son preferibles, también puede influir en el estado de las hojas. En lugar de complejos minerales, puede utilizar materia orgánica: una solución acuosa de mullein o excrementos de aves. Después de la alimentación, las plantas deben ser regadas con agua tibia limpia. Los fertilizantes atrapados en las hojas los secarán, debilitando las plantas.

Características del contenido en el invernadero.

Las hojas pueden verse afectadas por el aire demasiado seco. Para el crecimiento normal de los pepinos es necesario un nivel constante de humedad no inferior al 85%. Los barriles con agua para riego, colocados cerca de las plantaciones, ayudarán a proporcionar la atmósfera adecuada. El riego por aspersión es muy útil, la humedad se pulveriza sobre las plantas, manteniendo el estado normal de las hojas y los tallos. Si no hay planta de lluvia, los pepinos se vierten de una manguera con un spray de malla fina.