Jardín

¿Cómo se puede prolongar los pepinos fructíferos en el invernadero?

Muchos jardineros aficionados están interesados ​​en cómo prolongar la fructificación de los pepinos en el invernadero y obtener una buena cosecha a principios de otoño. Los pepinos pertenecen a cultivos con un período de fructificación bastante corto: sus vinos comienzan a marchitarse en agosto, y al final, y en ocasiones a mediados de este mes de verano, se detiene la puesta de nuevas frutas. Pero con el enfoque correcto para el cultivo de arbustos de pepino y el uso de técnicas agrotécnicas especiales, puede extender la cosecha hasta septiembre-octubre.

Las principales causas del secado de las pestañas, que llevan a una reducción significativa en los rendimientos de los cultivos, son daños a los arbustos con enfermedades tradicionales para los pepinos, insuficientes nutrientes en el suelo, daños a los tallos y menor temperatura del aire. La eliminación de estos factores permitirá que los arbustos de pepino fructifiquen con éxito en el otoño.

Lucha contra las enfermedades del pepino.

Las enfermedades más comunes de los arbustos de pepino son el mildiú (espuma), la bacteriosis. La derrota de las plantas con mildiú polvoriento generalmente ocurre cuando la temperatura del aire desciende por debajo de 18 ° C y la alta humedad es característica del clima lluvioso. La enfermedad se manifiesta en forma de floración blanca, inicialmente cubriendo las hojas en pequeños puntos, luego completamente, causando el amarilleo y el secado.

La probabilidad de derrotar arbustos con mildiú en polvo aumenta con una alimentación demasiado intensiva con fertilizantes nitrogenados, un riego irregular y no lo suficientemente abundante.

Las plantas de tratamiento deben comenzar en la etapa más temprana de la enfermedad. Cuando se rocía con soluciones, es necesario asegurarse de que el líquido llegue a ambos lados de la hoja para lograr la destrucción completa del patógeno.

Las siguientes medidas dan un resultado efectivo:

  • pulverización de las partes vegetativas del arbusto con una decocción de cola de caballo, infusión de caléndulas con la adición de jabón, diluida con agua, mullein;
  • tratamiento con medicamentos de quimioterapia: 0,5% de p-ohm sosa y jabón, 4% de p-ohm sulfato de cobre, 1% de p-ohm Burdeos;
  • pulverización periódica (una vez a la semana) con una solución de azufre coloidal;
  • terminación de la nutrición de las plantas con fertilizantes nitrogenados;
  • desinfección del invernadero con solución de formalina después de la cosecha;
  • mantener la temperatura del aire dentro del invernadero a 23-25 ​​° C; usar para irrigación de agua caliente.

Cuando se ven afectadas por el moho, las hojas de pepino se cubren con manchas amarillas claras, luego, después de un tiempo, se vuelven marrones y secas. La causa de la enfermedad es la infección con un hongo, el agente causante de la espuma porosa, que se promueve rápidamente por la alta humedad, utilizada para el riego del agua fría.

La eliminación de la enfermedad ayudará a dejar de regar y realizar alimentaciones adicionales cuando aparezcan los signos iniciales de espuma-espuma, y ​​el tratamiento con Ridomil, óxido de cobre y cloro, Ordan. Las soluciones de estos medicamentos deben ser calientes. Es necesario mantener la temperatura óptima en el invernadero (aproximadamente 25 ° C). Es útil rociar los arbustos con suero diluido.

Sugerencia Como medida preventiva, se debe evitar el espesamiento de los cultivos, seguir las reglas de rotación de los cultivos, cambiar regularmente el lugar de siembra de pepinos, usar agua tibia para irrigar las plantaciones.

Estas medidas también ayudarán a prevenir la bacteriosis: la mancha angular de la hoja.

Una manifestación característica de la enfermedad bacteriana de esta especie es la aparición de manchas acuosas en las partes vegetativas de la planta, que se convierten gradualmente en depresiones, en la parte inferior de las cuales se acumula el líquido.

Para prevenir el desarrollo de bacteriosis se permitirá:

  • Regulación de las condiciones de humedad y temperatura en el invernadero.
  • Aplicación equilibrada de fertilizantes con fertilizantes minerales complejos;
  • Tratando arbustos con fungicidas, por ejemplo, Previkur, Metaxil o Etafol;
  • selección cuidadosa del material de semilla: de arbustos sanos, con remojo en solución de sal al 5%;
  • remoción completa de los residuos de plantas después de la cosecha, seguido de una quema o una profunda inserción en el suelo;
  • Desinfección de suelos y superficies de invernadero.

Estimulación De Pepinos Frutales.

Para prolongar el período de fructificación, puede aumentar la cantidad de nutrientes que contiene el suelo. Con este fin, la urea se aplica a grandes áreas de producción de pepino a una tasa de 300 g por cada cien metros cuadrados, disolviendo el fertilizante en el agua de riego.

En un área pequeña, también puede rociar los arbustos con una solución acuosa de urea, disolviendo 15-20 g del medicamento en 10 litros de agua tibia. En lugar de fertilizantes minerales para la alimentación de las raíces, puede usar una mezcla de mulleina diluida con agua, agregando 30 g de superfosfato por cada 10 litros de solución.

Los pepinos también comienzan a fructificar más activamente con el relleno regular de materiales sueltos, que usualmente usan turba, pasto seco, humus o compost.

Cubiertas con mantillo, las bases de los tallos permiten raíces de lóbulos adicionales. Esto asegura que se suministre una mayor cantidad de nutrición a los tallos y las hojas, lo que hace que crezca una nueva masa vegetativa y la planta se rejuvenezca.

Al cultivar pepinos en suelos arcillosos, la absorción de soluciones nutritivas para pelos radiculares es más difícil, por lo tanto, en tales condiciones, se recomienda agregar materiales de mantillo con mayor frecuencia. También es posible rejuvenecer el arbusto colocando la parte del tallo sin hojas en la base del arbusto con anillos y rociándolo con tierra fértil. Pronto, ella plantará raíces jóvenes que pueden proporcionar a la planta la nutrición necesaria para una buena fructificación.

Consejos para el cuidado del pepino

Aumentar el tiempo de fructificación de los pepinos permitirá cumplir con las siguientes reglas para el cuidado de las plantas:

  1. Al cosechar, uno debe separar cuidadosamente las frutas de las pestañas sin alterar su posición ni arrancarlas del suelo, para no dañar las raíces del lóbulo que se extienden desde el tallo.
  2. Los pepinos serán más fructíferos si la cosecha se produce regularmente. El mejor momento para esta operación es el mediodía: durante este período, la concentración de humedad en la planta disminuye, la elasticidad de los tallos aumenta y los frutos son más notables.
  3. Cuando la temperatura del aire desciende al final del verano, el número de apósitos radiculares debe reducirse 2-3 veces, compensándolos con foliar (rociando los tallos y las hojas), ya que incluso con una leve disminución de la temperatura, la absorción de nutrientes por parte de las raíces disminuye significativamente.
  4. Para estimular el crecimiento de brotes jóvenes y la formación de nuevos ovarios, se recomienda eliminar las hojas en la parte inferior del tallo que se encuentran fuera del área de fructificación.
  5. Los pepinos se siembran preferiblemente en varios lotes. Con la falta de espacio, las plántulas se pueden plantar en los arbustos plantados anteriormente. Las plántulas que crecen de los hijastros entrarán en la etapa de fructificación mucho antes de lo que se obtiene por germinación.

Conclusión sobre el tema.

Estas recomendaciones ayudarán a aumentar la vida útil de los arbustos de pepino y la cantidad del cultivo resultante. Es necesario controlar la temperatura del aire en el invernadero, con su reducción significativa al calentar el invernadero con una estufa u otro tipo de calentador. En períodos posteriores, es mejor plantar variedades de pepino autopolinizadas (partenocárpicas), cuyo rendimiento es significativamente mayor en comparación con los insectos polinizados.